¿Una representación de Orión en el canto rodado de las Cuevas de La Araña, Málaga, inscrito en el Neolítico?

Grabados Cueva de la Araña

Nuestro colaborador Georgeos Díaz-Montexano nos muestra en este estudio una interesante propuesta basada en los grabados hallados en un canto rodado de Las Cuevas de la Araña. Situada en la Bahía de Málaga, entre los municipios de Benalmádena al oeste y Rincón de la Victoria al este, configura en la actualidad uno de los núcleos más importantes del registro Pleistoceno Superior/Holoceno Antiguo de toda la cuenca mediterránea. Sus niveles de ocupación humana datan desde el Paleolítico hasta la Edad del Cobre, habiendo incluso algunos restos romanos y medievales. Por primera vez se propone la existencia de protoescrituras de tipo ELA /Escritura Lineal Atlántica, similar a las antiguas escrituras afroasiáticas líbico-bereberes.

Podemos leer el estudio original en la web: La Atlántida Histórica (atlantisng.com)

Citamos a Georgeos Díaz-Montexano:

"La escena ha sido interpretada por los arqueólogos como un “chamán” que a su derecha tiene una persona muerta y a su izquierda, otra que está presente en la ceremonia. Resulta muy difícil comprender que hayan sido capaces de representar una figura humana, aunque esquemática, perfectamente reconocible con sus cuatro miembros cabeza y tocado o pelo (el “chamán”), mientras que para las otros dos humanos usen una sola barra vertical o una barra con una media luna encima y una figura circular o ligeramente cuadrangular debajo. En cualquier caso, tal interpretación, como todas las del Arte Rupestre, es mera especulación subjetiva. Nadie ha inventado aún la “Máquina del Tiempo” para preguntarle a los antiguos del Neolítico que significaban tales signos lineales simples.

Yo veo claros signos de una proto-escritura lineal y he logrado reunir cientos de ejemplos cuyas interpretaciones son todas más que coherentes de acuerdo al contexto favorable. Obviamente, también se pueden considerar meras especulaciones, por la misma razón que antes he citado. De modo que cada quien debe elegir que hipótesis le parece más verosímil, ya que de momento es imposible poder “sentar cátedra” sobre estos asuntos.

Sin embargo, los arqueólogos podrían haber acertado en parte, ya que Amanar, es aún considerado en las tradiciones de los pueblos bereberes como una deidad de la muerte y las aguas (de hecho amanar viene a significar algo así como “el de las aguas”), siendo por ello el dios de la sed, además de ser identificado con la estrella más brillante de Orión. Muy probablemente Amanar sea la misma divinidad que los griegos llamaron Poseidón, siendo así el dios de las aguas del Neolítico de los pueblos afrasiático-bereberes."

 

 

Imprimir